Los “Fitfluencers”. Los cuerpazos.

Los influencers del fitness

0
252

El mundo de la publicidad ha cambiado mucho, y en el sector del Fitness no podría ser menos. Si miro revistas de hace 30 años encuentro un marketing un poco exagerado y engañoso (prácticamente como en todo y hoy en día), aunque directo y usando de ejemplo a personas muy famosas: “Entrena como el campeón X”, “Mejora tus brazos y consigue el tamaño de Y”, “Yo tomé este suplemento para el Mr Olimpia”… Este tipo de publicidad ha ido menguando y con el tiempo se ha ido valorando mucho más la recomendación de alguien cercano que la de un cartel publicitario.

Ahora personas con un gran físico y con gran cantidad de seguidores en las Redes Sociales son contratadas para, de forma algo más indirecta -más suave-, hablar sobre productos o material deportivo y la recomendación de su uso (y compra). Las Redes Sociales se han convertido en un canal fantástico para la publicidad, ya que todo el mundo (de una u otra manera) estamos conectados / enganchados a ellas.

Y es que la publicidad ha ido cambiando gracias al uso de Internet. Con la conexión global y abierta de la red (no tanto así en China ni en Cuba) las personas “de a pie” nos hemos vuelto no sólo partícipes, sino que las personas (muchas veces con doble moral -cuando es del otro está mal, cuando lo hago yo está bien-) podemos influir tanto positivamente como negativamente hacia una empresa, bien con nuestros comentarios o bien con nuestras puntuaciones.

Que una empresa contrate a influencers para su publicidad también tiene su riesgo porque puede que esté dejando más valor de la propia empresa en manos de una persona ajena que en las manos de sus propios directivos y publicistas, y hay que contar que un error o una opinion, por parte de un influencer (porque aquí se “valora” publicamente hasta su vida personal), puede costar muy caro hablando en imagen y con ello hablando de ventas.

Ayer leí que una influencer, dada su grandísima popularidad, ha podido influir en el uso de una aplicación: Snapchat (que, sinceramente, y me perdonen los más avanzados usuarios de App´s, no tengo ni idea de qué es y reconozco que el titular puede resultar sensacionalista y alarmista más que otra cosa, pero ahí está, haciéndose eco en El Mundo).

Yo creo que todo volverá a ser como antes. Los fans se cansarán de que los influencer “cambien de chaqueta” por una mejor oferta de promoción y las empresas se darán cuenta de que la vida privada de los influencers podría afectar a la imagen de su empresa por asociación. Las modas van sucediendo y al final todo cae por su propio peso, como pasó con las plataformas vibratorias.

Futura profesión, ¿influencer?

Tengamos en cuenta que un influencer en el sector del Fitness, que suele ser una persona con un cuerpazo (y si es guapo vende mucho más y si es chica y va marcando glúteos no te quiero ni contar), puede que se lo haya currado muchísimo, pero no olvidemos que la predisposición genética tiene un papel importantísimo (aquello de “la cara no se entrena”) y la belleza (y estructura, y tendencia a acumular grasa, y facciones, y medidas…) es algo con lo que “se nace”. Pensemos en todos los modelos o las modelos que desfilan muchos años, y que puede que no lleven al milímetro el ejercicio ni la alimentación, incluso puede que hagan algún que otro exceso de todo tipo, y ahí están, perfectos año tras año y sin arrugas, y algunos con abdominales marcados. Es suerte, en ese sentido.

No vamos a conseguir con los productos que anuncian estar así ni probando a nacer 7 veces (o tomando 7 pócimas de Asterix y Obelix), como pasaba con la publicidad de antaño en este sector, lo que ahora se hace de otra manera: muchas veces con personas a las que se les hace famosas en lugar de personas que ya lo son (también porque es más barato, lógicamente, patrocinar a alguien con muchos seguidores pero que no es una “celebridad”). Ni por comprar ese suplemento, ni por hacer ese ejercicio, ni por tener esa prenda de ropa… Los milagros no existen y por seguir a un famoso influencer y usar lo que él, tampoco.

Lo que algunos influencer hacen para ganar fans y subir su caché.

Una cosa es escribir una opinión (con comentarios, puede que más o menos acertados), como la hago yo con este humilde blog, que de vez en cuando des tu punto de vista escribiendo sobre alguna marca o algún ejercicio, y otra que la base sea machacar a las marcas, ejercicios y rutinas con tal de ganar fans que te ayuden a “despotricar en comunidad” y poder hacerte más famoso. Crear polémica se puede, pero hasta cierto punto. Me encanta ver a personas (o influencers) que se lo curran mostrando ejercicios o dando consejos reales y no despotricando de otros.

Fanboy hasta el GameOver.

Nosotros como influencers, aunque sea hacia nosotros.

Paulo Cohelho es uno de los escritores más famosos del mundo. Y aunque novelista ha sido muy reconocido en el terreno de los libros de autoayuda y más famoso por “sus frases”. Época de crisis, de tristeza, de ruptura sentimental… Estados ideales para la compra de un libro que nos anime. Son los momentos idóneos para que alguien nos contagie con su motivación, que nos influencie positivamente.

¿Y quienes no hemos tenido esos momentos? ¿Y quienes no hemos sido un poco, entre una mezcla de influencer y Paulo Cohelho transmitiendo estados de ánimo y dando consejos mediante frases que vete tu a saber si son de él (a veces hasta con nuestra fotografía)?

Ay las Redes… Cómo nos han cambiado la vida, en la Red.

¡Feliz entrenamiento! Que la Fuerza tu influencia sea.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here